Tus pies...
en buenas manos

Atención al cliente961064095

Consejos


Estudio biomecánico y análisis de la marcha para prevenir lesiones podológicas


Muchos de los dolores de espalda, cadera o rodilla tienen su origen en los pies.

Gracias a un estudio biomecánico y un análisis de la marcha, podemos descubrir de dónde provienen esas alteraciones.

Las piernas deben ser simétricas y tienen que estar apoyadas en pies simétricos.

Cuando existen hiperqueratosis plantar o durezas en la planta de los pies, nos advierte, de que en esa zona soporta mucha más presión y roce (el pie ya no está neutro y no se reparten las presiones por igual), provocando dolor de pies y variación de la marcha evitando dicho dolor. Lo mismo ocurre cuando existe un pie más aplanado o con mucho puente, los apoyos ya no serán simétricos y lógicamente las piernas tampoco. En este caso se puede presentar alguna alteración biomecánica en rodillas, caderas y columna.

¿Cómo se realiza un estudio biomecánico?

El estudio biomecánico del pie es una valoración muy exhaustiva de todo el organismo de la persona, no sólo cuando se está de pie o andando, sino cuando se está tumbado en la camilla. En este estudio se pretende analizar y estudiar la estructura de la persona, tratándose de un estudio donde se valoran todas las situaciones: en reposo, de pie y en movimiento.

¿Para qué sirve el análisis de la marcha?

Un estudio de la marcha es poder valorar desequilibrios de alineación y/o de apoyos plantares que pueden desencadenar la aparición de sobrecargas y de posibles lesiones. Cualquier alteración en los pies, nos va a desencadenar alteraciones secundarias en estructuras anatómicas superiores como rodilla, columna vertebral, etc... de ahí la importancia de hacerse este tipo de estudios. Y no solo cuando se tiene o se ha tenido una lesión. Si no, para tener un conocimiento de nuestra anatomía que será imprescindible para cualquier persona, ya que muchos tenemos alguna alteración en nuestra manera de caminar o correr y es importante que la conozcamos para poder ser solucionadas con tratamientos específicos y personalizados por el podólogo con la finalidad de mejorar nuestro rendimiento día tras día.

¿A qué edad se recomienda?

Se recomienda a cualquier edad y a cualquier persona. Por ejemplo, en un niño, para realizar un estudio objetivo y en condiciones, se indica a los tres años, así pues se podrá saber si en un futuro podrá desarrollar alguna alteración. También se recomienda antes de realizar alguna actividad deportiva, ya que muchos estudios biomecánicos son preventivos para saber si esa persona tiene algún factor de riesgo para lesionarse.

Uso correcto del zapato y soportes plantares.

Solo con utilizar un zapato adecuado y con un soporte plantar (plantillas) se pueden prevenir muchas alteraciones. En la actualidad, los materiales de los soportes plantares son muy adaptables, ligeros y se puede utilizar con casi todo tipo de calzado, sin tener que utilizar una talla más o cambiar el tipo de calzado que usamos frecuentemente.