Tus pies...
en buenas manos

Atención al cliente961064095

Cuidados del pie diabético


El pie diabético es una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores que afecta a pacientes con diabetes.

Es importante remarcar que no debe confundirse "pie diabético" con el pie de una persona diabética, ya que no todos los diabéticos desarrollan esta complicación que depende en gran medida del control que se tenga de la enfermedad, de los factores intrínsecos y ambientales asociados al paciente y en definitiva del estado evolutivo de la patología de base

¿Como la diabetes puede afectar a sus pies?

La diabetes puede afectar a los nervios de los pies y las piernas. Este daño de nervios se llama Neuropatía Diabética. Los síntomas pueden ser: insensibilidad, ardor, hormigueo o dolor.

Si usted pierde sensibilidad en los pies, podría desarrollar un problema sin darse cuenta de ello. Por ejemplo: podría no darse cuenta de que el zapato le roza y producirse una ampolla, o quizá; podría no darse cuenta de que el agua del baño está demasiado caliente y sufrir una quemadura. Si esta quemadura o ampolla no se tratasen adecuadamente, podrían continuar irritándose o infectarse, incluso producirse una úlcera.

La Diabetes también puede afectar a la circulación obstruyendo arterias y haciendo que no lleguen los nutrientes y el oxigeno necesario a las partes más distales del cuerpo, como son en este caso los pies. Esta patología llamada Arteriopatia Diabética va asociada a las personas que padecen diabetes. Esto puede afectar al corazón y otros vasos sanguíneos, especialmente a los pies.

Sin una buena circulación sanguínea, usted puede tener un problema en la piel y en las uñas, y también problemas con las heridas y úlceras, ya que no cicatrizan muy bien. Además, una mala circulación puede ocasionarle calambres y dolor en las piernas y en los pies. Si su diabetes esta mal controlada tiene mayor riesgo de tener una mala circulación sanguínea y sufrir en las pies los problemas asociados a esta mala circulación. Otros factores que incrementan el riesgo de tener mala circulación son: una presión arterial alta, una dieta con alto contenido de grasas y especialmente, el tabaco.

Las medidas que usted puede tomar para prevenir que esto ocurra son:

- Asegurarse de que sus pies no están expuestos a frío o calor extremos.
- Llevar calcetines y zapatos que no aprieten demasiado ya que esto puede producir ampollas o úlceras que pueden no cicatrizar.
- Hacer ejercicio de forma regular como por ejemplo pasear diariamente durante media hora.
- Visitar de forma regular al podólogo para que puedan revisar y tratar sus pues.


Síntomas de alarma en los pies.

Zonas hinchadas o cambios en el color de la piel debido a una mala circulación, una infección, o un estado inicial de una úlcera.

Las úlceras de los pies se pueden tratar con resultados satisfactorios, especialmente si se inicia el tratamiento en los primeros momentos. Si se dejan de tratar, el riesgo de infección es elevado y en casos extremos puede acabar en una gangrena o en una amputación. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayor probabilidad de éxito en el resultado.

Cuidados de los pies.

Revise sus pies cada día y si descubre alguno de los síntomas de peligro, notifíquelo rápidamente a su podólogo/a.

No intente tratarse usted mismo heridas, callos u otros problemas de los pies, acuda a un profesional médico ya que si no podría causarse úlceras en los pies.

Nunca dejar de lado el dolor de pies o piernas.

El cuerpo le está advirtiendo que hay un problema. Incluso las úlceras no dolorosas pueden ser muy serias y no deben ignorarse.

Las úlceras y cortes que no sanan, son signos importantes de peligro. Visite de forma regular y siga estrictamente las indicaciones médicas y podológicas.

Su diabetes puede estar mal controlada, puede tener una infección o su circulación puede haber empeorado. Todo esto se puede tratar satisfactoriamente si se detecta a tiempo.